JIE
Tesãi recalca que uso de tapabocas debe ser un hábito diario para prevenir contagio del COVID-19
Debido al constante aumento en el contagio del COVID-19, la Fundación Tesãi aboga por el uso de los tapabocas como hábito diario.

Debido al constante aumento en el contagio del COVID-19 que se está registrando en las últimas semanas, la Fundación Tesãi aboga por el uso de los tapabocas como hábito diario, incluso como un rutinario cepillado de dientes. El Dr. Carlos Bello, especialista en Alergia e Inmunología de la institución, explicó que hay sólidas bases científicas para determinar que la mascarilla es una forma simple y efectiva de protección contra el coronavirus. Recordó que este se propaga a  través de las gotículas que son expulsadas del sistema respiratorio cuando las personas tosen, estornudan o hablan.

Refirió que los tapabocas de tela, de dos o tres capas, de fabricación casera, no necesitan ser muy elaborados ni caros y que basta con que cumpla su rol de protección y barrera física para que el virus no ingrese a la boca ni la nariz. Indicó que preocupa ver personas que usan mal la mascarilla, pues, no tapan totalmente su boca o nariz o lo dejan debajo del mentón.

El galeno señaló que una gran mayoría de la población se relajó en las medidas de prevención o están subestimando a la enfermedad. Exhortó a la ciudadanía, en lo posible, a no tocar ninguna  superficie que pueda estar contaminada y recordó que no se deben llevar los dedos a la nariz, a los ojos y a la boca si es que previamente no se realizó el lavado y desinfección de las manos. Bello insistió en la necesidad de cumplir con los protocolos sanitarios como la higiene, uso del alcohol en gel y respetar el distanciamiento social.

Los tapabocas no se tienen que dejar en cualquier parte, ya que el riesgo de contaminación en alguna superficie es demasiado alto, refirió. Lo ideal es guardarlo en una bolsa desinfectada, recipiente o caja y ponerlo en un lugar en donde le alcance la luz solar, dado que el virus no resiste a las altas temperaturas. Si es lavable el tapabocas directamente tiene que ir a la palangana con agua y jabón abundante, precisó.

El especialista también recomienda tener varios tapabocas de repuesto y no olvidar lavarlos diariamente con agua y jabón, especialmente al regresar del trabajo o de la calle. Como el día laboral es largo, sugirió tener una mascarilla por la mañana y otra por la tarde.  Acerca del uso en las actividades deportivas, manifestó que existen opiniones divididas, pero lo importante es respetar el distanciamiento con otra persona para que el aire se encargue de diluir la posibilidad de contaminación. Si no existe proximidad con un tercero, no hace falta el uso de tapabocas, pues muchas personas se sofocan fácilmente, sostuvo.