JIE
Nuevas USF en Central y Alto Paraná conjugan empleo y salud para satisfacción de pobladores
La construcción de las 42 nuevas Unidades de Salud de la Familia (USF) en Central y Alto Paraná, financiada por ITAIPU Binacional, está generando 2.200 puestos de trabajo y, una vez finalizadas las obras, los centros de salud podrán beneficiar a 210.000 personas aproximadamente.

La construcción de las 42 nuevas Unidades de Salud de la Familia (USF) en Central y Alto Paraná, financiada con aporte de la ITAIPU Binacional, está generando 2.200 puestos de trabajo y, una vez finalizadas las obras, los centros de salud podrán beneficiar a 210.000 personas aproximadamente.

Los obreros y pobladores de Nueva Italia e Itá no ocultaron su satisfacción, durante el recorrido que hizo esta semana Miguel Gómez, director de Coordinación de la Binacional, quien estuvo inspeccionando el avance de las cuatro edificaciones que tendrán estas ciudades, dos cada una.

En ambas localidades, la construcción está en la fase final de la fundación y nivelación, según explicaciones técnicas del ingeniero José Jara, responsable técnico de la empresa contratista. En las obras trabajan 15 personas en promedio; entre oficiales y ayudantes. La mayoría vive en el barrio.

“Estas personas no estaban trabajando y le viene muy bien esta obra”, agregó el profesional.

José Cabrera y Vladimiro Amarilla, obreros de la USF en Nueva Italia, dijeron que están trabajando bien, siguiendo todas las medidas de seguridad del Ministerio de Salud ante la pandemia del COVID-19.

Vladimiro Amarilla

“Le agradecemos a ITAIPU por darnos trabajo. Le podemos llevar un plato de comida a nuestra familia”, agregaron con entusiasmo.

El poblador Francisco Estigarribia manifestó su contento por tener una USF tan cerca de su casa.

“Es un beneficio muy grande. Antes teníamos un puesto de salud pequeño, este va a ser grande y equipado. Gracias a ITAIPU”, afirmó.

Francisco Estigarribia

TRABAJO Y SALUD CERCA

En la ciudad de Itá fueron visitadas las USF Peguajho; Potrero Po´í y Compañía Aveiro, todas ellas en fase de cimiento concluido.

Juan Domínguez, obrero de la USF Peguajho dijo que se siente feliz por tener trabajo cerca de su casa.

“Nos viene muy bien esta USF, al que íbamos antes nos queda muy alejado y se gasta dinero llegando hasta ahí”, acotó.

Blanca Valdez, pobladora de Potrero Po´í afirmó que está muy satisfecha por la obra en construcción donde están trabajando su marido y su hijo.

“Estamos muy felices porque la USF está frente a mi casa y va a ser de gran beneficio para la zona”, agregó.

Blanca Valdez

El ingeniero Emilio Fretes, fiscal de Obras de ITAIPU, dijo que las obras en ningún momento pararon por el COVID-19, pues se siguiendo las medidas sanitarias.

La inversión en infraestructura para cada una de las USF visitadas asciende a un valor aproximado de G. 1.510 millones, para unos 360 m2 construidos.

“Estas unidades pueden dar servicios de salud hasta a 1.000 familias, que representan unas 5.000 personas”, afirmó Fretes.

Ingeniero Emilio Fretes

Las 42 nuevas USF, financiadas por ITAIPU en Central y Alto Paraná, fueron previamente planificadas, según el número de habitantes de cada territorio para asegurar el acceso a la salud preventiva de las comunidades más pobladas y alejadas de centros hospitalarios.

Con estos emprendimientos, la Binacional colabora con el Gobierno Nacional para fortalecer el sistema de salud y asistir a las comunidades más vulnerables.