JIE
Nativos de varias comunidades se capacitan en manejo de plantines forestales y frutales
Técnicos de la Superintendencia de Gestión Ambiental de ITAIPU realizaron jornadas educativas en manejo y cuidado de plantines forestales y frutales, en distintas localidades del Alto Paraná.

Con el fin de promover el fortalecimiento y desarrollo de las comunidades indígenas del área de influencia de ITAIPU, técnicos de la Superintendencia de Gestión Ambiental de la Entidad realizaron, el fin de semana último, jornadas educativas en manejo y cuidado de plantines forestales y frutales, en distintas localidades del Alto Paraná.

Las capacitaciones, impulsadas a través del programa Guaraní Sustentable y con el acompañamiento de la Asociación Indígena “Ñe’embyasy Pave”, involucró a las comunidades de Loma Tajy, Ka’aguy Roky, Maristal López y Carreria’i (distrito de Itakyry). Para la coordinación de esta iniciativa se contó con el apoyo de los líderes comunitarios y actores locales, que forman parte de la mencionada asociación.

En las jornadas de aprendizaje participaron técnicos de la División de Acción Ambiental de la Entidad en calidad de instructores, quienes brindaron orientación sobre las características de las diferentes especies y enseñaron las técnicas de cultivo y cuidado a los participantes. Se contó con los plantines para la siembra correspondiente.

Las comunidades fueron beneficiadas con la plantación de especies valiosas y tradicionales como el yvyra pytã, lapacho, kokü, guavira, ñangapiry, inga, guavirami, yvapovõ, entre otras variedades.

Todos los plantines distribuidos en las comunidades nativas, unos 2.000 en total, fueron aportes recibidos del Vivero Forestal de la Superintendencia de Gestión Ambiental de ITAIPU. Se tiene previsto avanzar en esta línea de trabajo a fin de consolidar la protección y el cuidado del medio ambiente a través de la participación comunitaria, y, de esta manera, mejorar la calidad de vida de los aborígenes.

Cabe destacar la importancia de la recuperación de los espacios naturales en las comunidades, ya que constituye una contribución muy importante al equilibrio de la biodiversidad y, por sobre todo, para la recuperación de las áreas degradas de los pueblos indígenas.