JIE
La Entidad procesa más de 1.500 kilos de materiales reciclados al mes
Mediante prácticas efectivas de reciclaje que buscan contribuir con la preservación del medio ambiente, la ITAIPU Binacional procesa en su Planta Recicladora más de 1.500 kilos de material reciclado al mes.

Mediante prácticas efectivas de reciclaje que buscan contribuir con la preservación del medio ambiente, la ITAIPU Binacional procesa en su Planta Recicladora más de 1.500 kilos de material reciclado al mes, entre papel, cartón y plástico. Esta iniciativa es encarada a través de la División de Educación Ambiental, como alternativa para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 Naciones Unidas.

La Planta Recicladora está instalada en el predio de la Central Hidroeléctrica, en Hernandarias. Anualmente su producción es de aproximadamente 18 mil kilos, y cuenta con más 60 mil kilos de materiales acumulados desde del 2017, de los cuales, unos 16 mil pertenecen a los residuos del 2018.

El proceso del tratamiento de los residuos se inicia en las oficinas de las distintas sedes de la Entidad, donde los empleados los separan correctamente en distintos basureros: papel y cartón, reciclable, y orgánico no reciclable.

Las bolsas con los materiales reciclables se trasladan a la planta recicladora de la usina, donde se inicia el proceso de verificación, separación correcta (en primera y segunda calidad), tanto del papel como del cartón, y el reciclaje propiamente. Igualmente, las bolsas que contienen residuos no reciclables se destinan al vertedero, según explicó el ingeniero Joel Villanueva, encargado de la dependencia.

El producto más requerido es el papel blanco, considerado de primera calidad a la hora de clasificar, mientras que el de color es de segunda calidad. La misma clasificación se tiene en cuenta para los cartones; los lisos son de primera calidad, y los impresos, de segunda.

El reciclaje cuenta con requisitos y especificaciones, y la planta contribuye a que a los productos se le otorgue una disposición adecuada hasta la última etapa del proceso. Los materiales reciclables deben ser monitoreados, limpios y separados, lo que facilita el seguimiento de su disposición.

Diariamente, la planta recicladora procesa hasta 500 kilos de papel, cartón y plástico. Con esta labor, la empresa demuestra que su misión no solo es producir energía limpia, sino que tiene una responsabilidad socioambiental aplicada a diferentes programas y proyectos.

La planta recicladora también recibe con frecuencia visitas de las instituciones que observan y evalúan el trabajo que se realiza. Además, las puertas están abiertas para las instituciones técnicas, a quienes se muestra el trabajo que allí se desarrolla.