JIE
ITAIPU con la gente: joven que vende pizza proseguirá su carrera de Medicina
Juan Servín llegó desde Concepción hasta las oficinas de la ITAIPU, para recibir una ayuda económica, en el marco de la responsabilidad social de la Entidad.

Juan Servín llegó desde Concepción hasta las oficinas de la ITAIPU, sede Asunción, para recibir una ayuda económica, en el marco de la responsabilidad social de la Entidad, que le permitirá proseguir su carrera de Medicina.

La historia de Juan había conmovido a muchos, un voraz incendio consumió por completo su pizzería, el único sostén económico que le permitía cursar la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Concepción.

“El director de ITAIPU, el doctor Alderete, se enteró de mi caso. Pidió que hagan un seguimiento de lo que me pasó y cuando me llamaron de la Asesoría de Responsabilidad Social para decirme que me iban a ayudar económicamente, volvió mi esperanza”, comentó Juan con emoción.

El estudiante es oriundo de Fuerte Olimpo, concluyó sus estudios secundarios con excelente promedio; la falta de médicos en su ciudad natal le hizo abrazar la carrera de Medicina. Se mudó a Concepción, con lo poco que tenía, para seguir el cursillo de ingreso en la Facultad de Medicina de esta ciudad.

“Soy un emprendedor. Empecé a elaborar pizzas y venderlas para solventar los gastos del cursillo. Ingresé a la carrera”, destacó satisfecho.

A la par que seguía el primer año de su carrera, Juan se dedicaba a vender pizzas, tenía su local, le iba bien. La historia cambió cuando el año pasado un incendio consumió su local, pero no su objetivo de ser médico. Su caso se había hecho viral en las redes y en los medios de comunicación, por el esfuerzo y tenacidad del joven para convertirse en profesional.

Debido a este hecho los profesores le dieron unos meses de permiso, que vence este año. “Seguía vendiendo pizzas, pero no me alcanzaba para cubrir los gastos. Mi historia llegó al director Alderete, a través de su administración; hicieron un seguimiento y me concedieron la ayuda para cubrir los gastos de mi carrera, porque en el incendio perdí todo; mis libros, mi bata, mis instrumentos médicos, nada se salvó”, contó.

El joven estudiante agradeció el interés demostrado por la Entidad y el aporte económico, que le permitirá reiniciar su segundo año de carrera, con el propósito de concretar su sueño: ser médico.