JIE
ABC Color
EnergĂ­as y tecnologĂ­as limpias

Las tecnologías limpias o “tecnologías del milenio” como también se las conoce, son aquellas que bien utilizadas, permiten disminuir el consumo de los recursos naturales del planeta. En otras palabras, se trata de conocimientos técnicos y científicos que aplicados para satisfacer las necesidades del hombre, no provocan efectos secundarios o alteraciones dañinas en los ecosistemas.

La literatura especializada es concluyente: Hoy día, las tecnologías limpias generan negocios de miles de millones de efectivo y en el 2020, se estima que podrán crear un millón y medio de empleos verdes.

Al reducir el consumo de recursos del planeta, no solo benefician a las empresas e instituciones que apuestan por ellas (Responsabilidad social y empresarial), sino también al medio. A nivel local, el empleo de energías limpias y alternativas al uso de combustibles fósiles, se presenta como una interesante oportunidad tecnológica que el país debería aprovechar para generar incluso fuentes de trabajo y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables del país, incluyendo a los pueblos originarios.

Obviamente, los emprendimientos y proyectos que se adopten en este sentido, requieren de la voluntad oficial y de la iniciativa privada, si es que se pretende fortalecer y volver competitivos y amigables con el ambiente, a los sectores productivos del país.

ENERGÍAS LIMPIAS VS. CONVENCIONALES

La denominación de energías limpias, se contrapone al de las convencionales o sucias y contaminantes que provienen de las energías convencionales; de los llamados combustibles fósiles principalmente el carbón, gas y el petróleo; y de la energía nuclear. A estas últimas, los ambientalistas y biólogos entre otros, responsabilizan de los efectos contaminantes sobre los recursos naturales suelo y agua (acuíferos); de la polución del aire, de la degradación de ambiental incluyendo a los ecosistsemas; del cambio climático y de numerosas enfermedades y afecciones que afectan la salud humana.

Las energías limpias son aquellas que en su procesamiento, distribución y utilización, producen mínimos impactos ambientales; y no generan desechos que puedan ser nocivos para la salud y el medio. Básicamente las energías renovables son también energías limpias por cuanto ambas son fuentes respetuosas de ambiente, Las energías renovables, se producen de forma continua; y tienen su origen en los procesos ambientales y atmosféricos naturales; es decir: en el viento (energía eólica mediante aerogeneradores); el sol (provee calor mediante colectores térmicos; y electricidad, a través de módulos fotovoltaicos); en la descomposición de la materia orgánica, restos vegetales; deyecciones y camas de animales (bioenergía y biocombustibles a partir del maíz, de la caña de azúcar); en el movimiento y potencia de los cursos de agua de las olas, caídas y saltos (energía hidroeléctrica para producir energía eléctrica); en el calor interior dela Tierra(energía geotérmica que además de aprovecha como atractivo turístico como las aguas termales); entre otros y también en el hidrógeno, que debe ser procesado para su utilización como fuente de energía

CONCLUSIÓN

Según Troy Aula analista de Cleantech Group: “Vivimos en un mundo de recursos naturales finitos, con una población creciente y un aumento de la riqueza. Ese desequilibrio obliga a una necesidad continua de innovar en tecnologías limpias”. A nivel país, la promoción y uso de alternativas energéticas limpias, representa una opción válida y necesaria para hacer frente a la actual dependencia de los derivados del petróleo y a sus efectos contaminantes sobre el medio y la salud de personas y animales.