JIE
Obras en subestación
Una comitiva de diputados nacionales y autoridades municipales, realizaron una recorrida de observación de las obras en la subestación de Villa Hayes.



Una comitiva de diputados nacionales y autoridades municipales, realizaron una recorrida de observación de las obras en la subestación de Villa Hayes. Para el diputado nacional, Julio Mineur, existe una expectativa grandiosa sobre el impacto que va a generar la subestación.
“Me gustaría que en el futuro, tengamos la posibilidad de que nuestra gente pueda insertarse en los lugares de trabajo, porque estoy seguro, que ésta obra, atraerá mucha demanda de empleados”, manifestó Mineur.
 

Situación de las obras
  

“Todavía estamos dentro del plazo previsto. Ahora bien, la cantidad de lluvia que tuvimos en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, hizo que el verano fuera totalmente atípico, ya que suele ser una época propicia para la construcción de un terraplenado”, describió Luis Vellacich, jefe técnico de fiscalización de Itaipu.
“Estaríamos a tres meses de la finalización del contrato. De hecho hay una cláusula que da cierto plazo para la recuperación por días de lluvias”, aclaró Vellacich. Se debe tener en cuenta que la firma de contrato entre la empresa Benito Roggio y la Itaipu Binacional, se realizó el 20 de junio de 2010.
Vellacich explicó que aún faltan un 25% para la culminación de las obras, que va a comprender la colocación de piedras para el revestimiento del talud de toda la subestática.

En relación al terraplenado, refirió que el mismo ya fue ejecutado en un 85%. “El resto ya se refiere a la terminación de los talues, con la protección de piedras, ya que las mismas, protegerán la obra contra la erosión y las posibles inundaciones”.

  
Indicó además que el ritmo de trabajo que se llevó a cabo entre octubre, noviembre y parte de diciembre, hizo que los equipos se resintieran. “Los equipos, cuando ya no son tan nuevos y se les somete a un trabajo muy fuerte se resienten. Por eso, normalmente la empresa encargada va ingresando equipos nuevos que facilitan la ejecución de la obra con mayor rapidez. Esto se produjo pero lastimosamente la lluvia constante no nos ayudó”, aclaró Vellacich.

En cuanto a la administración de recursos humanos, Vellacich manifestó que se continúa con la misma cantidad de trabajadores que se tenía en los últimos meses del año 2010, “es común que en una obra de esta naturaleza, y de acuerdo al cronograma de trabajo, en la medida que vaya disminuyendo el ritmo de producción, también se irá produciendo la reducción del personal”.

  
Destacó también, que por el momento, se ha suspendido el trabajo nocturno, debido a las frecuentes lluvias. Si tienen una información meteorológica positiva y no se producen precipitaciones durante tres semanas, retomarán las actividades durante la noche.



Para disminuir el impacto de la transformación de lugares naturales de drenajes de las aguas de lluvias, se está siguiendo las indicaciones ambientales, producto de un estudio hidrológico que se realizó al inicio de las obras. “Todas las obras de alcantarillado y cuneta para el drenaje de las aguas de las lluvias, se están ejecutando según el estudio realizado”, manifestó Vellacich.

Culminación de las obras depende del clima
  

Para un proceso normal de construcción de terraplenado, es necesario que el comportamiento climático se mantenga constante, sobre todo en lo que se refiere a las variables de frecuencia y nivel de precipitación pluvial.
 
Oscar Sitjar, responsable técnico de la empresa Benito Roggio, comentó que “el tiempo no nos está dando la mano porque estamos teniendo niveles de metereológicos no aptos, muy por debajo de las expectativas que teníamos”, explicó.

“El contrato contiene que un mes normal, al menos 22 días son factibles para sumar producción a la obra, pero desde el mes de diciembre estamos registrando porcentajes de tiempo útil muy por debajo de ese límite”.

  
Explicó además que el mes de febrero, fue el peor, ya que se tuvo intensas precipitaciones. “Todavía existe la posibilidad de que la obra se concluya en el tiempo establecido, que es de 12 meses. Estaría faltando ejecutar aproximadamente 200 mil metros cúbicos de terraplén de los casi un millón que tenemos en total. Todo depende del comportamiento del clima”, enfatizó Sitjar.