JIE
Codas plantea una política energética a largo plazo
En el marco de las “Segundas Jornadas de Trabajo con los Jefes de Misiones Diplomáticas y Representaciones ante órganos internacionales”, que se desarrolla del 6 al 10 de setiembre, en la Quinta Ycua Sati de Asunción, el director General Paraguayo, Gustavo Codas Friedmann expuso hoy miércoles 8 sobre las políticas energéticas y las negociaciones sobre el Tratado de Itaipu con el Brasil.

En el marco de las “Segundas Jornadas de Trabajo con los Jefes de Misiones Diplomáticas y Representaciones ante órganos internacionales”, que se desarrolla del 6 al 10 de setiembre, en la Quinta Ycua Sati de Asunción, el director General Paraguayo, Gustavo Codas Friedmann expuso hoy miércoles 8 sobre las políticas energéticas y las negociaciones sobre el Tratado de Itaipu con el Brasil.



Al menos unos 40 diplomáticos paraguayos, representantes nacionales ante diferentes países, participaron del encuentro encabezado por el canciller nacional Héctor Lacognata, ministro de Relaciones Exteriores. Además, en la exposición sobre energía también disertó el ingeniero Ricardo Canese, quien encabezó desde el 2008 hasta hace unos meses, la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos CEBH, organismo que asesora técnicamente al Ministerio de Relaciones Exteriores sobre las negociaciones de Itaipu y Yacyreta.

Por su parte, la viceministra de Minas y Energía, Mercedes Canese realizó puntualizaciones sobre su cartera y las informaciones que los diplomáticos pueden utilizar a la hora de abordar intereses de inversionistas extranjeros en el país.

Política de estado que supere a un gobierno
Gustavo Codas Friedmann refirió a la necesidad de una Política de Estado en temas energéticos. Subrayó, que desde la asunción de Fernando Lugo existe una Política de Gobierno con el ánimo de establecer una Política de Estado que pudiera representar la línea consensuada de todos los poderes en cuánto a lo que el país proyecta en temas energéticos a largo plazo.

Situación

Paraguay es el productor del 85% de la energía eléctrica importada por los países de América del Sur. La matriz energética señala que el Paraguay consume energía cara y contaminante (biomasa 53%; hidrocarburos 33% e hidroelectricidad sólo el 14%). Mientras, produce y exporta (cede) energía barata y limpia a sus socios de las binacionales.

“Esta es la paradoja. No sabría decir si hay algún otro país con esta situación de ser importador de energía cara y exportador de energía barata.

Es ahí dónde hay un déficit en nuestra balanza comercial si analizamos nuestra balanza energética”, refirió Gustavo Codas.

Además, el director de Itaipu sostuvo que si bien existe un crecimiento en el consumo de electricidad, el Paraguay tiene excedentes de producción y todavía lo tendrá por un buen tiempo.

“En pocas palabras, Paraguay consume energías no renovables que debe importar, mientras cede a sus socios energías renovables. Es decir, es un país que utiliza poco y mal, la energía que dispone. Y esto es el retrato de una falta de visión país en relación al tema energético”, apuntó.

Tiempo largo

Cambiar la matriz energética del país implica abordar los tiempos y plazos en obras de infraestructuras necesarias para utilizar la electricidad que se produce en Paraguay.

“Hay que decir que eso es un gran desafío, y que cuando hablamos de Políticas de Estado en esta materia debemos considerar 10, 20 o 30 años. En ese sentido, necesitamos abordar una política de consenso que supere el periodo de cinco años de un gobierno. Que la misma no obedezca a ningún interés sectorial sino al interés nacional”, explicó Codas Friedman, al tiempo de señalar que el gobierno nacional ha abordado esta necesidad cuando se instauró en febrero pasado la Mesa Energética.

Organismos de estado como el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones a través del Viceministerio de Minas y Energía; Ministerio de Relaciones Exteriores; Ministerio de Hacienda; Ministerio de Industria y Comercio y las empresas estatales: Yacyreta, Itaipu y Petropar, forman parte de la Mesa Energética.

Puntos de partida
En la construcción de la visión país, Gustavo Codas, enumeró algunas visiones como puntos de partida:

1- Soberanía energética: Que Paraguay sea un país que ejerza plenamente su soberanía sobre los recursos energéticos. En ese sentido, el director de Itaipu, refirió al acuerdo del 25 de julio -considerado por la prensa internacional como un “triunfo de la diplomacia paraguaya”- y abordó la importancia de que el Brasil por primera vez abrió el debate sobre el ejercicio de la libre disponibilidad de la energía paraguaya producida en Itaipu.

2- Energía para el desarrollo: ¿Libre disponibilidad para qué?, se preguntó Gustavo Codas Friedmann para señalar que el segundo punto importante a tenerse en cuenta para el consenso sobre la Política de Estado en términos energéticos refiere a la energía utilizada para el desarrollo del país.

“Hace mucho tiempo no ha habido inversiones en la infraestructura necesaria para el desarrollo. En los últimos seis meses hemos realizado una serie de licitaciones. Entre el 15 y el 20 de setiembre, se lanza la licitación de la línea de 500 kV y ahí, con este conjunto de obras: Ampliación de la subestación margen derecha; la línea de transmisión; la subestación de Villa Hayes y el seccionamiento de las líneas, nuestro país está viendo en Itaipu la posibilidad de utilizar la energía para el desarrollo”, explicó.

Por otro lado, recordó el convenio con el Ministerio de Industria y Comercio que pretende abordar la formación de analistas capaces de plantear la formulación de la política industrial con herramientas reales como los estudios de factibilidad para las inversiones posibles.

3- Acceso a la energía: Paraguay debe ser un país en el que todos los habitantes tengan acceso a la energía eléctrica con calidad y cantidad suficiente. Visión de la energía eléctrica como un derecho humano.

4-Instituciones del Estado fortalecidas: Se necesitan instituciones que atiendan la coordinación y el abastecimiento seguro de las necesidades energéticas nacionales. Necesidad de un nuevo diseño de las instituciones del sector eléctrico y el fortalecimiento de la ANDE.

5-Energías renovables: El Paraguay debe utilizar sus recursos naturales para mejorar la matriz energética nacional, preservando el medio ambiente. Hasta hoy, el 53% de la matriz energética sigue siendo biomasa. La leña se utiliza de manera no renovable y con muy baja productividad, es decir, su uso se realiza de manera predatoria.

6-Uso Eficiente: Es necesario abordar desde la educación el uso eficiente de la energía.

7-Integración Regional: Paraguay debe integrarse energéticamente a través de un sistema de interconexión en el ámbito regional.