JIE
Energía que cambiará a una inhóspita región chaqueña
Un campo de 160 paneles solares, dos aerogeneradores y un generador convencional constituye el primer modelo híbrido de suministro de energía, instalado en el lejano rincón de Joel Estigarribia-Boquerón, dentro del predio de la Primera División de Caballería.

Un campo de 160 paneles solares, dos aerogeneradores y un generador convencional constituye el primer modelo híbrido de suministro de energía, instalado en el lejano rincón de Joel Estigarribia-Boquerón, dentro del predio de la Primera División de Caballería. El proyecto es desarrollado por profesionales del Parque Tecnológico y de la Itaipu Binacional. El DIE acompañó a los ingenieros Emigdio Espínola y Carlos Romero quienes, junto a las directoras ejecutiva y técnica del PTI, doctoras María Teresa Peralta y Myrian Segovia, verificaron las obras.

El viaje fue todo normal hasta la colonia Neuland. Una vez que dejamos el asfalto y pisamos tierra chaqueña, el móvil hizo un baile como el del Lago de los Cisnes sobre hielo. Acababa de llover y el camino se presentaba difícil hacía la sede de la Primera División de Caballería, que en el 2000 fue trasladada a la región.

El recorrido de 160 kilómetros se realiza en medio de una tupida vegetación hasta el cuartel que ocupa un predio de 6 mil hectáreas. Actualmente está protegido por un centenar de oficiales, sub-oficiales y soldados profesionales. El vasto territorio, inhóspito e histórico, tiene como símbolo a la Trinchera de Campo Jurado. Allí, el 7 de febrero de 1934 el general boliviano, David Toro ordenó la construcción de 100 kilómetros de trinchera y juramentó que desde allí no pasaría el Ejército Paraguayo. La historia fue diferente y las fuerzas paraguayas llegaron hasta el Río Parapiti.

Una de las necesidades más sentidas en la unidad militar es el suministro eléctrico. En una región donde el verano dura 6 a 8 meses y la temperatura oscila entre 35 y 45 grados en la sombra, el viejo generador a gasoil solo provee energía por 2 horas (de 20:00 a 22:00). Para descansar, durante la noche cada quien debe procurar y protegerse no solamente de los mosquitos sino de todo tipo de insectos, reptiles y felinos que pululan en la oscuridad.

#LEAMAS#

El proyecto

El proyecto de seguridad energética para el cuartel de la Primera División de Caballería fue presentado a la Itaipu Binacional por los mismos jefes militares. Luego, mediante un convenio entre el Parque Tecnológico Itaipu (PTI) y las Fuerzas Armadas de la Nación se destinó un recurso de 450 mil dólares americanos para la instalación del primer modelo integrado de energía solar y eólica en el predio del cuartel ubicado en Joél Estigarribia.

El campo cuenta con 160 paneles instalados y dos aerogeneradores, más el generador convencional a gasolina. Todos, integrado a través de un equipo de inversión concentra la energía en las baterías que fueron colocados en un gran container térmico. Una vez completada la instalación y superado el período de prueba proveerá de electricidad a toda la unidad, durante las 24 horas.

Ayudará a cumplir la misión

Al decir del comandante de División, Cnel. Sergio Valinotti, el servicio será de mucho valor para todos los que tienen la misión de proteger la soberanía de la Nación en este alejado territorio. “Aquí tenemos doble y triple misión, porque no solamente debemos cumplir con la misión que nos encomienda las Fuerzas Armadas, sino muchas veces hacemos las veces de policías y, hasta fiscales para garantizar el cumplimiento de las leyes”, precisó.

Reconoció el aporte de la Itaipu Binacional y del esfuerzo de los jóvenes profesionales del PTI que dedicaron mucho tiempo, desde las primeras evaluaciones del terreno, pasando por las obras civiles, hasta la instalación de los paneles y aerogeneradores.

En tanto para otros jefes militares como el Cnel. Jorge Rojas, director del Centro de Investigación y Desarrollo de las FF.AA., la generación de energía a partir de la abundancia de la luz solar y del viento es toda una innovación y oportunidad de mejores condiciones de vida para la región.

Se mostró muy satisfecho por la rápida respuesta que lograron de la Itaipu Binacional y reconoció el gran trabajo de los profesionales que fueron a trabajar en la zona, en medio de incomodidades y adversidades naturales.

Seguimiento

El Ing. Espínola, de la Asesoría de Energías Renovables, adelantó que el área estará acompañando el proceso a fin de garantizar el buen uso de esta herramienta que tiene como fin aprovechar las condiciones climáticas para la generación de energías alternativas. Recordó que si bien nuestro país tiene suficiente electricidad producida por las dos hidroeléctricas, “debemos ser previsores, tenemos que pensar 10 o 15 años adelante y desarrollar las investigaciones necesarias para garantizar la provisión de energía a la población paraguaya”, refirió.

Centro de Investigación

Para el Ing. Carlos Romero, también de la Asesoría de Energías Renovables, quien ya acompañó varios proyectos de energía solar en las comunidades indígenas del Chaco central, este campo puede convertirse en un centro de investigación, tanto para los estudiantes como los profesionales del área de energías renovables. Coincidió con sus colegas sobre el gran cambio que generará la provisión de energía al cuartel.

Habilitación

Una vez concluida las instalaciones, la obra será habilitada oficialmente por las autoridades nacionales y de la entidad, así como las Fuerzas Armadas. La provisión de energía a esta unidad castrense no solamente cambiará la vida de los militares que tienen la misión de proteger la zona sino servirá extraordinariamente a las poblaciones civiles de la región que siempre encuentran los primeros auxilios en estas unidades militares.