JIE
Radio Comunitaria solar en comunidades indígenas del chaco
La radio comunitaria solar en la Aldea Campo Loa, se convirtió en una de las principales herramientas de comunicación para fomentar la cultura, el idioma y las costumbres nivaclé.

La radio comunitaria solar en la Aldea Campo Loa, se convirtió en una de las principales herramientas de comunicación para fomentar la cultura, el idioma y las costumbres nivaclé. La emisora radial, que tiene un alcance de 25 kilómetros a la redonda, es parte del proyecto implementado por la Itaipu Binacional y la Fundación Celestina Pérez de Almada.
 

  
La instalación de la radio comunitaria solar se realizó en la Comunidad Jotoichá de la Aldea Campo Loa, Departamento de Boquerón y fue puesta al aire a base de paneles solares.

Esta herramienta de comunicación, se ha tornado como uno de los principales componentes de desarrollo, contribuyendo al fortalecimiento de la cultura étnica, con un alcance de 25 kilómetros, beneficiando así, a las comunidades pertenecientes a la Aldea Campo Loa, entre las que se mencionan: Jotoichá, San Miguel, San Ramón, Pío X, Primavera, Nasuc, Jotichá, entre otros.

El proyecto beneficia aproximadamente a unos 1200 indígenas, quienes cuentan con su primera radio comunitaria con programaciones transmitidas en su idioma autóctono: nivaclé.

Cabe resaltar que como parte del proyecto fueron distribuidos 150 receptores de bolsillo, con pilas recargables, para lo cual se calculó una radio con pilas recargables para cada familia.

La generación eléctrica a partir de estos paneles solares, está calculada para brindar dos días de autonomía en caso de días nublados o cuando exista poca insolación.

El sistema está diseñado para una transmisión de 8 horas diarias, sin embargo, debido al éxito de esta herramienta radiofónica, los pobladores solicitaron más horas de programación, llegando en el presente a transmitir desde las 6:00 horas hasta las 20:00 horas.

Nicanor Acosta.

“Hay semanas que quedamos fuera del aire porque se acaban las baterías, y precisamos más baterías para poder transmitir por mayor tiempo. A la comunidad le encanta la radio, por eso nos pidieron que se emita las programaciones durante todo el día. Sin embargo ellos no entienden la función de las baterías”, acotó Nicanor Acosta, director de la Radio Comunitaria Solar de la Aldea Campo Loa.

Explicó que desarrollan programas dirigidos a jóvenes y adultos, con materiales educativos, tanto para las escuelas, como de aspectos sobre la salud, la cultura nivaclé, el cuidado del medio ambiente e incluso la lectura de la liturgia, con un espacio musical de alabanza.

Refirió que entre los temas musicales más pedidos están la cumbia, retrospectiva, romántica, chamames, polcas y durante el medio día, cantos religiosos.

“En la radio nos hacen llegar avisos urgentes, como es el caso de un niño que estaba muy grave, no podía acercarse al puesto de salud que tenemos en Jotoichá, por lo que, con una moto, el encargado de salud se acercó hasta el enfermo, cuya casa quedaba a kilómetros de distancia, con las vacunas necesarias”, mencionó.

Nicanor agradeció a la Itaipu el apoyo brindado con el proyecto que además de comunicar se ha convertido en una herramienta educativa cultural.

Por otra parte, exhortó la colaboración para la construcción de una infraestructura radial, con materiales más sólidos, pues actualmente está compuesta de una caseta de madera.


Actualmente la infraestructura radial está cmpuesta de materiales de madera.

“Quiero pedir que nos ayuden a construir la radio con materiales sólidos, ya que los aparatos pueden descomponerse rápido dentro de la caseta de madera, que a la vez es provisoria. Pedimos además, su colaboración para la ampliación de la frecuencia, así podemos llegar a lugares más distantes, y la colación de más baterías para que la radio pueda ser transmitidas más horas durante el día”, puntualizó.

“Aporte en el conocimiento”

Isabel Gómez.

La hermana Isabel Gómez, directora de la Escuela de Jotoichá y encargada de la dirección de área en la zona de Campo Loa, explicó que la implementación de los paneles solares, brindó una oportunidad a las escuelas, iglesias, docentes y directivos para mejorar la atención y la educación de los pobladores.

“Podríamos hablar de mejoras en todo sentido, pues cuando el día está un poco oscuro, los niños y jóvenes pueden ver mejor porque contamos luz y cuando hace mucho calor utilizan el ventilador que le otorga un poco más de frescura al ambiente”, señaló.

Isabel resaltó además, la importancia del proyecto y su aporte en el conocimiento sobre las energías renovables.

“Hace poco, visitaron la Aldea Campo Loa estudiantes de la educación media del Colegio María Dolores, que a través de una investigación, querían saber cómo funcionan los paneles solares, por lo que fueron a ver in situ y lo mejor es que preguntaban y compartían con los niños y jóvenes indígenas, intercambiando ideas sobre los paneles solares y su proceso en la generación de energía eléctrica”, manifestó.

Gómez recalcó también el impacto de la radio comunitaria solar. “Para nosotros es una herramienta de gran aporte, porque nos ayuda a comunicarnos mejor con las comunidades cercanas, ya sea brindando avisos urgentes, para difundir actividades, y contribuye además, en la formación de niños y jóvenes, pues allí fomentan su cultura, su lengua, sus costumbres. Es muy útil tanto para ellos, como para nosotros que acompañamos acciones en el lugar”, apuntó.

La hermana Isabel, agradeció a la entidad por el empeño puesto en la implementación del proyecto y aseguró que contribuye enormemente en el desarrolló social de estas comunidades ancestrales.

Por otra parte, elevó un pedido a la Itaipu referente a la capacitación de los locutores. “Para mejorar enormemente el impacto de este proyecto, falta enseñar a los comunicadores, sobre cómo hacer programas, cómo utilizar las cortinas musicales, en qué momento, así como el desarrollo de una programación. Nos gustaría que los locutores pudieran hacer estos cursos”, puntualizó.