JIE
CompaƱera y amiga incondicional

   

    

Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada, de querer con todo su corazón sin esperar nada a cambio, de invertir todo en un proyecto sin medir la rentabilidad que le aporte su inversión. Una madre sigue teniendo confianza en sus hijos cuando todos los demás lo han perdido.

   

La madre es la única persona del mundo que siempre está de forma incondicional, si la rechazas, perdona. Si te equivocas, acoge. Si los demás no pueden contigo, ella abre una puerta. Si estás feliz, celebra a tu lado. Si estás triste, no sonríe hasta que vuelvas a sonreír. Es sin dudas, una amiga incondicional.

   

En el mejor de los días, “su día”, 15  de mayo, el DIE felicita a todas las madres de la Entidad, alentándolas a mantenerse con la frente en alto para seguir conjugando los roles de mamás y empleadas, a la vez.

  

Algunas de ellas nos dieron sus testimonios de cómo conllevan sus diferentes roles en la vida cotidiana.

   

Carolina Uriarte de Ortigoza, caracterizada por su gran carisma y amabilidad. Es empleada de la Entidad hace 20 años. Actualmente se desempeña como Secretaria del Directorio Ejecutivo Paraguayo. Es madre de  2 hijos,  Federico de 12 años y Katherine de 9 años de edad.

   

Mis hijos son toda mi vida. Son lo más importante para mí. Cada día les digo que les amo mucho. Acepto que a veces no comprenden el tiempo que me demanda la actividad en Itaipu, pero a la vez, entienden las bondades que la Entidad nos posibilita para poder satisfacerles en su día a día”, expresó Carolina.

   

Afirma que a sus hijos les dedica todo el tiempo que le resta después de sus actividades en Itaipu.

       

Termino mi rol de empleada de la empresa y empiezo mi rol de profesora, porque llego a mi casa y les oriento en sus tareas. Los fines de semana también les acompaño en sus actividades deportivas, nos vamos a misa juntos y trato a través del diálogo, incentivarles la honestidad y el respeto. Que valoren el trabajo que hacemos los padres, porque sin Itaipu muchas cosas serían muy difíciles de alcanzar. Sinceramente creo que soy bendecida de Dios por trabajar aquí”.

   

Agregó que ser madre es lo máximo para ella. “Yo creo que es la experiencia más grande en mi vida. Me siento plenamente realizada a través de mis hijos. A veces nos dan preocupaciones pero eso no se compara con la bendición de ser mamá”, dijo Carolina.

   

Siempre trato de representar una figura a quien seguir. Quiero que todos mis actos para ellos, sean un ejemplo que ellos puedan considerar el día de mañana, en lo posible que ellos no se vean decepcionados de mi actuar sino que traten de imitar lo buena que soy o puedo llegar a ser”, finalizó.

    

Eulalia Giménez de Ramírez, lleva 32 años trabajando en la Entidad. Toda una vida, como dice ella misma. Es mamá y abuela, a la vez. Presta servicios en la secretaría de la Dirección Técnica. Es mamá de 3 hijos: Patricia, Víctor y Leticia.

   

Ella afirma que ser empleada y mamá requiere de mucha capacidad para administrar la vida. Dice que no es tarea fácil congeniar los roles.

   

  

Ser empleada de esta gran empresa y mamá a la vez es algo que requiere mucha capacidad de administración de la vida porque  cuidar de los hijos, la casa, el marido y especialmente el trabajo, no es una tarea fácil, pero por el amor que uno le tiene a sus hijos se consigue”, afirma Eulalia.

  

La misma manifiesta su orgullo por pertenecer a la Itaipu Binacional. Expresa que “su mundo es Itaipu”.

   

Me siento sumamente orgullosa porque hace 32 años que trabajo en la Entidad. Soy una feliz mamá y una feliz abuela. Mis hijos se llevan 5 años de diferencia en edad y planifiqué así justamente para que yo pueda acompañarles bien desde la Entidad. Toda mi vida trabajé en la usina. Mi mundo es Itaipu. Soy infinitamente agradecida por todo lo que me ha brindado, para tener una hermosa familia”, indicó.

   

Tengo la suerte también de tener a mi lado como marido a una persona que me ha ayudado bastante en todos estos años. Él está constantemente al lado de mis hijos, llevándoles a donde tienen que ir y cosas así. Él es el que hace el papel de la famosa 'mama guazú' ", manifestó Eulalia.

   

Y como mensaje a todas las madres de la Entidad, Eulalia pide a cada una de ellas que den todo el amor que tienen a sus hijos, porque seguro que van a recibir el doble o más, por parte de ellos.

   

Miryan Duarte de Larramendia, otra empleada de la Entidad desde hace 26 años. Actualmente es la secretaria del Director General Paraguayo. Es madre de 3 hijos: Ivana Magalí de 21 años, Edson Juliano de 20 y Miryan Lariza de 13 años de edad.

   

Ser mamá es un rol súper difícil y delicado que lo cumplo con mucho amor. Ser mamá representa que hay el más puro sentimiento en la familia, porque es algo sublime, difícil de explicar”, dijo Miryan.

   

Para ella ser madre y cumplir con su responsabilidad de empleada de la Entidad representan una exigencia muy delicada y más aún por estar muy cerca del Director General.

       

No comparto muchas horas con mis hijos pero, constantemente estoy en comunicación con ellos. Agradezco mucho a Itaipu por todo lo que me ha dado porque mediante eso pude cumplir con muchas cosas de mamá”, afirmó.

   

Le alentó a cada una de sus compañeras a seguir con mucha fuerza y que los momentos difíciles que se presentan en la vida de cada una, no les amilane para seguir adelante.

   

A mis compañeras de Itaipu que son mamás les digo que tengan mucha fuerza. A veces existen momentos que nos sentimos débiles, pero los momentos buenos son mucho más significativos. Mucha fuerza para todas y den mucho a amor a sus hijos porque ellos se merecen”, finalizó.

   

Marta Beatriz Martínez de Schmitd, es conocida por su carácter extravertido y su afabilidad para con todos los compañeros de la Entidad. Lleva 30 años en la institución y es una de las empleadas más antiguas de la Itaipu Binacional.  Actualmente, se desempeña como secretaría de la División Relaciones Públicas, margen derecha. Es madre de 2 hijos: Paola de 29 años y René Marcelo de 24 años de edad.

  

Ella asume con conciencia y responsabilidad el hecho de ser madre y empleada, al mismo tiempo.

   

Ser mamá es un compromiso que se asume con conciencia y responsabilidad porque mediante nuestra forma de criar debemos traer al mundo ciudadanos útiles para la sociedad. Para mí ser mamá no es casual”, relató.

   

   

Dijo que ser mamá se traduce en esfuerzo, sacrificio y en la entrega desinteresada a los hijos.

   

No es algo que se nos exige, sino sale con naturalidad por ese sentimiento de amor sincero que tenemos desde que se encuentran en nuestros vientres. Una renuncia a sí misma en esa entrega, pero sin perder la identidad. Nuestros hijos no deben vernos sólo como madres, o sólo como trabajadoras de alguna empresa. Nosotros somos personas y dentro de ese universo nos manejamos como madres”, manifestó.

   

Marta es una madre preocupada siempre del equilibrio emocional de sus dos hijos, además de lo que implica la crianza en sí. Reconoció que no es tarea fácil asumir y cumplir con los dos roles, tanto de mamá como de trabajadora, simultáneamente. Pero, señaló que pone siempre todo su esfuerzo y cariño para tratar mínimamente de responder a las necesidades de sus hijos.

   

Conciliar el trabajo con la tarea de ser mamá no fue fácil, lo realicé y lo sigo realizando con mucho esfuerzo. Desde el primer momento que fui madre me preocupé mucho del equilibrio emocional de mis hijos. Ser mamá no sólo es llevarles a los hijos a la escuela, al hospital, a la cancha o algo así, es saber qué sienten, si se acomplejan con algo, o se molestan por alguna cosa, esa parte es muy importante”, indicó.

   

Afirmó que el amor, la paciencia y la entrega son primordiales para la educación de los hijos.

   

En la educación de los hijos todo se consigue con amor, con paciencia y con entrega, esas tres cosas son fundamentales y si cumplimos recibimos de ellos el mejor de los sentimientos. No existen palabras para describir lo que siento cuando mis hijos me expresan su amor, es lo máximo en el mundo, estoy segura que daría la vida por ellos”, finalizó.

   

Eva Bogado de Villalba trabaja hace 2 años en la Entidad, a través de la empresa Copacabana, que presta servicios de cafetería a la Itaipu Binacional. Es mamá de 2 hijos: Elías Benjamín de 15 años y Marcos Antonio de 17 años de edad.

   

Ella dice que “Ser mamá es algo muy lindo. Es realizarse como mujer y también un reto porque no es fácil traer al mundo a un ser vivo y que ese ser dependa totalmente de vos. La vida de nuestros hijos depende de nosotros”, dijo.

   

Eva manifiesta que el hecho de trabajar en la Entidad y ser mamá, representa un desafío muy grande para ella misma y también para sus hijos.

      

Mis hijos están en una edad en la que necesitan mucho de la presencia de los padres. Pero, administrando nuestras vidas voy cubriendo bien los espacios. Lo importante es marcar presencia. Cuando no estoy con ellos, les llamo constantemente y confiero que todo esté bien”, se refirió la entrevistada.

   

Eva también reconoce el apoyo que recibe de su marido en la crianza de sus hijos. Afirma que además de ser un buen compañero, es un buen esposo y padre de familia.

    

Celina Báez trabaja en la Entidad hace 9 meses, a través de la empresa Ama, que realiza el servicio de limpieza en la Itaipu Binacional. Es madre de 2 hijos: Nelson Gustavo de 20 años y Leticia Belén de 12 años de edad. También ella dio sus impresiones acerca del Día de la Madre y nos relató brevemente su rol de mamá y trabajadora.

   

Para mí ser mamá es todo. Es dar el más sincero amor que existe en el mundo a seres que salen de uno mismo, eso es grandioso”, señaló muy emocionada.

   

Dijo que “Trabajar y ser mamá es un poco difícil porque siempre los hijos esperan más de la mamá. Normalmente ellos creen que la mamá tiene que quedarse en la casa con ellos y solo el papá tiene que trabajar. Pero, hoy en día eso ya no es posible. Los dos tenemos que ayudarnos”, manifestó.

       

Y como mensaje final les pide a todas las mamás que le den todo su amor y cariño a sus hijos. “Cuando les demostramos nuestro amor, ellos se sienten seguros y desean ser mejores”, puntualizó.

   

   

Materíal envíado por Eulalia Giménez:

   

 Madre no es sólo aquella que engendra,
 sino esa persona especial que da
 amor incondicional a sus hijos y lo recibe a cambio.

 Madre es la luz de la vida y la fuerza
 para lograr cualquier meta por imposible
 que parezca, ¡Gracias mamá!

 Madre es todo amor, toda comprensión,
 todo cariño y la fuerza para  vivir.

 La prueba más difícil para el humano es la maternidad,
 ya que los hombres no son capaces de superarla.
 ¡Te damos las gracias mamá!

 Mamá: eres lo más hermoso que hay en este mundo
 y como no encuentro algo más bello para regalarte,
 tendrás que conformarte con mi amor.

 Si en este mundo no hubiera madre,
 estaríamos infestados de odio y caos,
 pero por suerte, existen …
 y este mundo esta lleno de amor.

 Mamá, ¡Gracias por existir!


 Con el respeto, cariño y aprecio de siempre
 Eulalia

Adjunto Poesía "La Niña Huerfana"